Un viaje por carretera se transforma en un caos cuando Aly y Josh se llevan a sus tres niños pequeños. Además, Julia y Ryan finalmente pueden traer a casa a uno de sus trillizos.