Cuando Michael y Melissa deciden trasladarse a Alma, Georgia, la comunidad les acepta rápidamente. Sin embargo, una tarde Michael llega a casa y se encuentra con una escena de horror.