Cuando una pareja muy querida es abatida a tiros, un mensaje enigmático dejado en su dormitorio hace pensar a la policía que este crimen puede estar relacionado con las drogas.