Buddy se traslada a Queens para ver cómo funciona la pastelería judía de Violet, regentada por ella su marido y su hijo Michael. Violet y Michael discuten mucho y Marty, el padre, que ha invertido mucho dinero en el negocio, no puede más, les pone un ultimatum, o prospera o cierra.