Abisola sueña con tener un vestido de gala nocturna, pero su entorno autoritario piensa diferente. Gemma regresa y espera que su madre apruebe los cambios de su vestido.