Sandro es un pringado, como tantos. Es decir, como tú. El día de su cumpleaños pide un deseo: cambiar su vida. De algún modo lo conseguirá.