Jack Spillman demostró su bestialidad al beberse la sangre de su víctima. Por su parte, Levi King tendió una emboscada con un fusil AK-47 a una inocente familia mientras dormía.