Hay asesinos que se especializan en el engaño. Todos pensaban que el conserje Kendall Francois era un gigante dócil hasta que la policía encontró ocho cuerpos que había escondido.