Maksim Gelman apuñaló a personas al azar en la ciudad de Nueva York, mientras que Henry Lee Lucas era un necrófilo brutal que afirmó haber matado a cientos de personas.