Cualquier cosa puede provocar a un asesino enfurecido. Gerald Eugene Stano confesó haber matado a 33 mujeres en los años 70, y Benjamin Atkins violó y estranguló a 11 prostitutas.