Los asesinos ególatras sólo piensan en sí mismos. El camionero Robert Rhoades violó y torturó a autoestopistas en un compartimento especial en la parte de atrás de su cabina.