Han pasado cuatro años desde que Sean empezó su camino para perder peso, pero la pérdida de su madre le echa para atrás. Al final termina en el hospital.