A pesar de ser capaz de caminar, viejos miedos todavía penden sobre Liz. Además, Jennifer y Marissa todavía no pueden llevarse bien, especialmente cuando Jennifer se lleva a su ex.