Los hermanos Roshanda, Brandie y Clarence pesan más de una tonelada juntos y se propusieron perder peso en familia. Pero este enfoque puede doler más de lo que ayuda cuando muestran signos de ir en la dirección equivocada después de la cirugía.