Antonia ha decidido tomar el control de su batalla contra la adicción a la comida para perder 87 kg, pero el exceso de piel todavía le impide sentirse segura de sí misma y sexy.