La Guardia Costera de Alaska se enfrenta a un mar embravecido para mantener a flote boyas de tres pisos de altura. Un ejército de trabajadores construye un ferri de acero.