Una mujer profesional que vivía sola en Washington D. C. tomó medidas extremas para garantizar su seguridad. Pero esas precauciones no consiguieron protegerla de un mal invisible.