Los hispanos representan más del 13% de los condenados a muerte en EE. UU. Cuando Juan Balderas fue condenado en 2014, muchos expertos pensaron que esta sentencia era injusta.