La tragedia llega a Elizabethville, Pensilvania, cuando un padre encuentra el cuerpo de su hijo de 23 años, y la causa es desconocida. Graham Hetrick, el forense, analiza las heridas de Zack Donnelly para descubrir la verdad y encontrar al responsable.