Cuando Jeff Brisebois es descubierto en el dormitorio de su plantación en Hawái con un tiro en la cabeza, la policía pronto se da cuenta de que la isla está llena de sospechosos.