El 90% de las rocas en el espacio son lo bastante grandes como para destruir nuestra civilización. Y no se trata de si recibiremos un impacto, sino de cuándo se producirá este.