Richard Rawlings y su equipo tienen menos de una semana para cambiarle la suerte al taller de 750 metros cuadrados de Abel Racing en Oklahoma. ¿Se trata de una proeza imposible?