Richard se hace con el taller Hotrods en Los Ángeles, California, un taller que ha perdido el control y que está lleno de basura y asumiendo importantes pérdidas.