La conquista de lo que parecía una colina anodina en la isla de Okinawa por parte la Compañía Charlie demostró ser una de las batallas más increíbles de la Segunda Guerra Mundial.