En noviembre de 1943, las fuerzas armadas de Estados Unidos lanzaron un ataque de infantería para tratar de conquistar el fortificado atolón de Tarawa, ocupado por los japoneses.