Lo que parece un fatídico accidente de coche, resulta ser otra cosa.