Devon iba cada mañana a ver a su madre hasta que una mañana dejó de hacerlo.