En un tranquilo suburbio de Estados Unidos, Jimmy McClain vivía y daba clases en una escuela secundaria local. Una mañana de febrero, la policía lo encontró asesinado en su casa.