Cuando Dawn y Crissy desaparecen, la comunidad empieza a temer por la seguridad de sus hijos. La policía intenta encontrarlas antes de que sus peores temores se hagan realidad.