Estas bombas de relojería geológicas están ocultas bajo al menos el 20% de la superficie de Estados Unidos: un fenómeno raro e imparable que se extiende por varios Estados.