Tyler Barriss, de 22 años, soñaba con ser un gamer profesional. Pero un día se acaba metiendo en el peligroso mundo del 'swatting' y acaba en una tragedia.