Los últimos clientes de Paulie y Tuffy tienen un negocio familiar de subastas y acumulan demasiadas cosas. Así que construirán una cabaña habitable y despejada.