Gina quiere verse y sentirse perfecta el día de su boda. Su padre sugiere que lleve un vestido modesto que ha pasado por varias generaciones. Gina aprecia el valor sentimal, pero quiere algo más moderno. Va a ser duro para esta novia tan analítica.