Para Maricela, la familia está por encima de cualquier cosa. Pero con los consejos de Kelly y Sam, se encuentra indecisa entre un vestido tradicional, y uno que le hace sentir una mujer completamente nueva.