Lauren siempre ha intentado complacer a su madre y ahora debe aprender a valerse por sí misma. Su madre está dispuesta a dejarle su propio vestido, mientras que sus amigos se mantienen abiertos a uno nuevo. La decisión final dependerá de Lauren.