Tras su gran transformación, a Jim le cuesta aceptar su nueva realidad. Ahora no puede comer comida de humanos, no le puede dar el sol y no podrá estar en Arcadia tranquilamente con sus seres queridos. Sus amigos le ayudarán a aceptar su nuevo yo. Gunmar y Morgana reúnen a sus tropas para el ataque.