El padre de Justin ha encontrado una batería antigua, y a él le encanta tocar. Su emoción le lleva hasta Japón, donde él y Squidgy ayudarán a Olive a tocar la percusión para un concierto.