Justin y Squidgy llegan a Escocia donde una Olive muy animada decide formar un clan entre todos para competir en los juegos de las Highlands. Las pruebas son bastante duras, pero trabajando en equipo lograrán vencer.