Goomo está decidido a correr 100.000 pasos con unas zapatillas mágicas que le conducirán a un tesoro maravilloso. O eso cree él, porque para sus amigos todo el asunto no es más que una locura. ¿Quien tendrá razón?