Bello y Goomo quieren probar el nuevo juguete del Rey pero él se niega y lo guarda en una caja mágica. Los niños entran en ella cuando el Rey no mira.