Los niños se enzarzan en una inocente competición por formar el mejor equipo de balón prisionero del universo ¿El problema? Empezar a ver a los contrarios como enemigos fuera del campo. Alguien tendrá que enseñarles la diferencia entre rivalidad y enemistad.