El Rey sufre un fortísimo tirón en la espalda. Cada niño intentará pensar en un plan para devolver al monarca sano y salvo hasta la confortable cama del castillo. Deberán aprender a escucharse entre ellos y a considerar hasta las opciones más disparatadas porque nunca se sabe dónde puede estar la respuesta correcta.