Después de una actividad de pintura, todos los campistas se dan un baño., menos Mino, que nunca quiere. El Sr. Barbichon tendrá una genial idea para demostrarle a Mino que se debe bañar, y sus compañeros le ayudarán.