Parece el caos y que tenga que reinar el desorden público. Pero, en realidad no es para tanto. Ni mucho menos.