La película se centra en un viaje a Londres de la gran estrella de Hollywood en el que sus conciertos se entremezclaron con su batalla contra la depresión, el alcohol y las drogas.