En Francia, la fruta y la verdura desechada ya no termina en la basura. Los mayoristas elaboran compota, mermelada, jugos, salsas y productos congelados que luego se donan a bancos de alimentos y organizaciones de ayuda en Marsella.