De media, un recién nacido mide unos 50 cm. En el primer año de vida, los niños crecen entre 25 y 30 centímetros. El crecimiento de una persona es un proceso complicado y a veces causa problemas. Uno de ellos son los dolores del crecimiento.