Gerhard Prange no sabe ni leer ni escribir: lo ocultó durante décadas. Sólo en Alemania se estima que seis millones de personas se encuentran en su situación. Una situación que ahora quiere cambiar.