Un repaso de los momentos más increíbles de la Madre Naturaleza, desde un hombre que fue devorado vivo por sanguijuelas hasta otro que arrastra un coche con sus cuencas oculares.