Close

09/06/2009

Una web de series de TV ¿Tan difícil es?

Si quieres ver series de televisión en Internet puedes acudir a las webs de las cadenas de televisión españolas, donde empieza a ser ya habitual encontrarse los últimos capítulos de las series de producción propia. Esto incluye a las principales, como TVE, Antena 3, Telecinco, TV3, …

Pero las series de televisión americanas no son accesibles por esta vía, ya que a pesar de que sí las emiten en la tele no pueden colgarlas en Internet por problemas legales. Y a mí me gustan las series americanas. House, Bones, El mentalista, Fringe…

El doctor House

El doctor House

Sin embargo no dejo de pensar que en realidad es muy sencillo, y más si tenemos en cuenta una serie de premisas:

  • La suscripción al “pack” de series de Digital+ cuesta 7€ al mes, como puede verse en las tarifas oficiales.
  • Si hubiera una página web que permitiera acceder a esas mismas series y costara 7€ al mes, ¿que aficionado a las series no se apuntaría? Yo lo haría.
  • Actualmente una cuenta premium de Megavídeo cuesta 10€ al mes (20€ por 3 meses), y yo la tengo para poder ver series y películas sin restricciones. Le estoy pagando a Megavídeo, que no es dueño de esos contenidos, por que me da lo que quiero… pero hoy por hoy es la única forma.

Así que vamos a hacer una reflexión:

Si yo tuviera los derechos sobre las series de televisión haría una página web donde la gente pudiera verlos, previo pago de una suscripción mensual. Daría mejor calidad que Megavídeo y facilitaría el acceso a los mediacenter para hacer la experiencia de mis usuarios lo mejor posible. Sería como el iPlus 😉

No necesito cobrar mucho más de los 7€/mes, porque la infraestructura necesaria para esa web es muchísimo más barata que lo que cuesta alquilar un satélite (o un trocito de satélite) y desplegar los decodificadores entre mis clientes. Me ahorro servicio técnico, mantenimiento, almacenaje…

Seguro que muchos han llegado ya a este razonamiento, así que supongo que los problemas para montarlo son legales y no técnicos.

Lástima no ser abogado para entenderlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *